Algo más

 

— ¿Y dónde estaban las gárgolas a la hora del incendio? 

— ¿o tal vez era el alma de Cuasimodo? 

Preguntaba mi sobrino Liam de 6 años. Todos atentos y con profunda pena veíamos la noticia; Mientras en la televisión narraban un poco del trágico acontecimiento, mi sobrino seguía preguntando. 

— ¿Que significa Notre-Dame? 

Es la catedral de Nuestra Señora, respondía su madre.

— Pero que inmensas campañas —decía.

Antes que pregunte el porqué, su mamá son Marie y Emmanuel. 

— ¿Y por qué no lo apagaron a tiempo? 

Son 422 peldaños y se requieren casi 40 minutos para llegar arriba. 

— ¿Y por qué es famosa? 

— Porque es un símbolo del cristianismo y tardaron más de 150 años en construirla, comenzaron sus primeros pasos en 1163 hasta 1345. En 1991 lo nominaron patrimonio cultural de la humanidad. —continuaba su mamá.—En 1804 Napoleón se coronó emperador dentro de esa estructura gótica. Víctor Hugo escribió «Nuestra Señora de París»  en 1831, se trata de un jorobado que se enamora de una gitana Esmeral… 

— ¡Mamá! Eso ya lo sé, además para él, la iglesia era su casa. Entonces basta. Un poco más por favor, mirándonos con un semblante tierno e irónico.

— Tiene 3 puertas que destacan y se llaman la puerta de la virgen, la  puerta del juicio final y la puerta de Santa Ana, esta última guarda una leyenda, porque quien la diseño invoco al diablo.

Interrumpe mi cuñado: 

— Por favor no mientes ese nombre al niño.

Un poco confusa mi hermana, está bien; casi todos perplejos nos miramos y luego de dos segundos de pausa continuo.

— Ahí beatificaron a Juana de Arco en 1909.

— Basta mamá, gracias por ilustrarme.

— Ahora no me digas que quieres conocer París. 

— No tío, tal vez más adelante, ahora  solo quiero mi leche.

Luis Alberto Prado